VIAJE A LA RIBERA NAVARRA Y LAS BARDENAS REALES

 

El pasado viernes 16 de marzo, salimos de Madrid hacia la Comunidad Foral de Navarra, sintiéndonos un poco “mujeres y hombres del campo” muy preocupados por la meteorología.

Lluvia y nieve nos acompañó parte del camino hasta llegar a nuestra primera parada, la pequeña localidad de Corella por donde realizamos un   paseo bajo la lluvia para admirar tanto las construcciones religiosas con bonitos retablos barrocos, como por ejemplo la iglesia de San  Miguel, construcciones civiles como La casa de las Cadenas  y la Casa Museo Arrese que cuenta con una importante colección de arte religioso.

En Corella vivió Mariano José de Larra como bien indica una placa situada en uno de sus edificios.

Tras la comida nos dirigimos al monasterio de Santa María la Real, a orillas del río Alhama. Monasterio de la orden del Cister, su arquitectura es propia de la transición del románico al gótico, al gusto cisterciense. San Raimundo de Fitero fue su fundador, gracias a las donaciones  del rey Alfonso VII en 1140.  El abad Raimundo ayudó a Sancho III de Castilla (hijo de Alfonso VII) y en agradecimiento este le donó el Monasterio de Fitero y la plaza de Calatrava la Vieja. Fray Raimundo fundó una milicia cisterciense con la que se desplazó a Calatrava, milicia que acabaría dando lugar a la Orden Militar de Calatrava.

Este monasterio fue invadido por una muchedumbre armada y fue destruido en 1159. Los monjes tuvieron que huir, así como San Raimundo y nunca pudieron regresar. En 1161 se instaló una segunda comunidad cisterciense, pero San Raimundo falleció exiliado.

Tiene planta de cruz latina, cabecera con girola y cinco capillas absidales. El presbítero se cubre con bóveda gallonada. La capilla mayor tiene un retablo del siglo XVI. Visitamos el claustro, la sala capitular, etc.

En Tudela, segundo municipio mas poblado de Navarra, visitamos la Catedral de Santa María de Tudela templo tardorrománico cisterciense que se comenzó a construir a finales del siglo XII. De grandes dimensiones con tres naves y un gran ábside central. Tiene una torre tardorrománica y otra renacentista.  Son de especial interés sus puertas, la de Santa María, la del Juicio y la de la Virgen. En el claustro se encuentran unos bonitos y valiosos capiteles.

Paseamos por el casco antiguo apreciando sus bonitas construcciones civiles y terminamos en la Plaza de los Fueros, en donde se lleva a cabo La bajada del Ángel, declarada de Interés turístico nacional.

Después de comer nos dirigimos al monasterio de Santa María la Real de la Oliva. Aquí visitamos primero su bodega que nos enseñó el propio abad. Elaboran su vino con la uva de sus propios viñedos, que luego subastan. Una parte de dicho vino es consumida por ellos mismos. Algunas botellas viajaron a Madrid.

A continuación, fuimos a visitar el monasterio para lo cual nos estaba esperando un monje que, a algunos de nosotros, nos recordó al famoso Cantinflas y del que con habilidad nos rescató nuestro guía Enrique. De lo contrario creemos que todavía estaríamos allí atendiendo sus explicaciones.

Este monasterio fue fundado en el 1145. Conjunto monumental que llegó a ser uno de los más poderosos de Navarra. Con la desamortización se sumió en la ruina y el abandono y hasta 1927 no volvió a ser habitado. Cuenta con una parte gótica y otra románica, de gran austeridad en su decoración. Claustro gótico y una sala capitular muy interesante

Y llegó el domingo y con ello la tan esperada visita al Parque Natural de las Bardenas Reales de Navarra, un espacio Reserva de la Biosfera, título otorgado por la Unesco en el año 2000.

Fuimos recibidos por un guía del propio parque, Enrique, quien nos habló en el centro de interpretación, de la fauna que habita dicho espacio, de algo mas de 41.000 hectáreas, como las aves esteparias, rapaces como el alimoche, el buitre leonado, búho real y mamíferos como el conejo, la liebre, el zorro, etc.

Estas tierras, pertenecieron al patrimonio de los Reyes de Navarra que desde el siglo IX fueron cedidos los derechos de uso a diversas poblaciones más o menos cercanas, en la actualidad 22, incluido el monasterio de la Oliva que ya visitamos el día anterior.

Existe también dentro de dicho parque un especio reservado al Ministerio de Defensa en el que se realizan prácticas de tiro aéreo.

El pastoreo es otra de las actividades que se realizan en el parque pero que se va reduciendo poco a poco.

El tiempo nos permitió dar pequeños paseos y disfrutar del espectacular paisaje, consecuencia de la erosión y la climatología, en el que se han rodado anuncios, largometrajes y series como Juego de Tronos.

Y así nos despedimos de estas bonitas tierras, no sin antes haber tenido que volver a sacar unos minutos nuestros paraguas.

Tendremos que volver y seguir conociendo esta Comunidad.

 

                                                                                                                                            Concepción García Masedo