IX EXCURSIÓN FIESTA DEL CORDERO EN ATIENZA

Como todos los años, se hizo la excursión con la seguridad de tener una buena comida, en la que el plato principal sea el cordero, también se emplea más tiempo del habitual para una tranquila conversación. El objetivo se cumplió con un sitio agradable, buena atención, buena calidad y cantidad que no pudimos terminar con todo, pero 12 horas comiendo no es recomendable para la salud. Se eligió un restaurante de Atienza que nos permitía un recorrido cultural.

Situado en la Serranía Norte de Guadalajara, Atienza es cruce de rutas importantes en aquellos tiempos: la del Cid, la del Románico Rural y la del Quijote. El Castillo, situado en la parte más alta del pueblo, es el monumento más representativo. Utilizado por los celtíberos y luego por los árabes que construyeron una fuerte alcazaba, fue reformado por los cristianos tras la Reconquista. Durante la Edad Media cambió de manos numerosas veces, para ser definitivamente tomado por Alfonso I de Aragón.

Al llegar al pueblo nos recibió un sacerdote muy mayor pero entusiasmado con el arte y la arqueología. Visitamos tres iglesias, alguna que fue granero, actualmente son museos. Dice que le mandó el obispo allí por un mes y lleva 40 años, ha restaurado las iglesias tienen una colección de objetos religiosos y arqueológicos de distintos sitios y países.

La iglesia de San Gil conserva el ábside románico y en el arco conserva algunas pinturas, el resto fue reconstruido en el siglo XVI.

La Iglesia de la Santísima Trinidad conserva su magnífico y delicado ábside circular románico, el resto es de distintos estilos.

Iglesia de San Bartolomé, templo con artesonado mudéjar, arco románico y retablo barroco.

También es muy importante el paseo por el pueblo, viendo sus edificios.

Por la tarde visitamos en Albendiego la iglesia de Santa Coloma, aunque con la nave reconstruida en siglos posteriores, constituye una de las muestras más brillantes del románico de Guadalajara. Solamente tiene la estructura, ninguna imagen, ningún objeto.

Para finalizar fuimos a la Laguna de Somolinos y dimos un paseo de 1,5 Km. rodeando la laguna hasta llegar andando a Albendiego.

Laura Martínez Monserrat